EL CLIMA
CD. VICTORIA
El tiempo - Tutiempo.net
NVO. LAREDO
El tiempo - Tutiempo.net
REYNOSA
El tiempo - Tutiempo.net
MATAMOROS
El tiempo - Tutiempo.net
TAMPICO
El tiempo - Tutiempo.net
Calaveritas en la cultura
CULTURA | | 2020-11-03 | Agencias
Que lo traigan, al argentino, Aquel, al creador de Mafalda, La de la sopa, eterna la falda, No sé, ¿se llamaba Quino?
QUINO

Que sea una escena trágica,

todo un drama, un suceso,
que se me vea cada hueso,

¡ya sea, una novela gráfica!

Que lo traigan, al argentino,

Aquel, al creador de Mafalda,

La de la sopa, eterna la falda,

No sé, ¿se llamaba Quino?

Ya presente ante la Parca,

el humorista voluntario

le dibujó todo un muestrario,

de ella, la Jefa, la Matriarca.

¡Qué paren la vida, me quiero bajar!

habría dicho la niña, sincera,

pero ante la muerte artera,

¿Quién para la muerte?, ¿o es el azar?


LOUISE GLÜCK

El nobel literario

al fin para una poeta

inusual como cometa

en este premio tan etario.


El ojo en las flores,

en sabia extrañeza,

hallaste en la maleza

de las tumbas, sus colores.


La muerte es un lirio,

es un Iris salvaje,

es vendaval, es delirio,

y es, otra vez, salvaje.


Louise se supo humana

y amó en ocasiones,

la poesía, lengua profana,

fue su amor, ensoñaciones.


ALONDRA DE LA PARRA

Do, re, mí, ése es su trino

muy adentro del palacio,

la Tirana va despacio

entre cada desafino.


Desde el podio la batuta

es Alondra de la Parra,

que en música es astuta

y en cuerdas de guitarra.


A la Flaca le incomoda

que alguien le haga sombra,

Pero claro que le asombra

De la Parra y su Oda.


Música de violines

en un funeral en clave,

música para tales fines,

sí de Alondra, sí de un ave.


MANUEL FELGUÉREZ

La Muerte ahí se escondía

entre la pintura abstracta,

muerte, al fin, putrefacta

en silencio, en secrecía.

Ya sea de barro o terracota,

La Fría es justa en su forma

Nadie, ni el ojo, la deforma,

Ni el sol ni una sola gota.


A Felguérez lo llaman a cuentas,

por su arte tan difuso,

otros dirán que confuso,

pero arte al fin de cuentas.


Lo trajo al camposanto,

porque quiere su retrato,

y no es que sea un ingrato,

pero ella es un espanto.