EL CLIMA
CD. VICTORIA
El tiempo - Tutiempo.net
NVO. LAREDO
El tiempo - Tutiempo.net
REYNOSA
El tiempo - Tutiempo.net
MATAMOROS
El tiempo - Tutiempo.net
TAMPICO
El tiempo - Tutiempo.net
DÍA HÁBIL
COLUMNA | | 2019-12-05 | Alberto Montoya Flores
Karen mostró lo positivo y negativo de redes, sociedad y gobierno
Cuando en México se vive una de las peores crisis de seguridad y de violencia contra las mujeres, el caso Karen Espíndola sacude al país.

Y lo hace de dos formas.

Positiva y negativamente.

Comenzó a circular la noche del martes.

Por la información conocida parecía tratarse de otro secuestro en taxi en la Ciudad de México.

De esos que suelen concluir en el hallazgo del cuerpo de la víctima.

Un chat de whatsapp:

-Mami ya estoy en general Anaya. Tomo el taxi ya voy

T amo.

-Está bien. Con cuidado

-Mami este señor se ve bien sospechoso y grosero

-Bájate mi amor y toma otro taxi

Mándame tu ubicación en tiempo real por fis.

No hubo más.

Y las alertas se encendieron.

Para la mañana del miércoles, el tema creció.

Y cómo no, si el país aún no se repone del caso Abril Pérez, la regiomontana que sufrió maltrato de su esposo Juan Carlos García por 25 años y fue asesinada el 25 de noviembre, el Día Internacional de la Erradicación de la Violencia contra las Mujeres, por dos sujetos en motocicleta en la zona de Coyoacán.

Y fue, presuntamente, su esposo.

La habría mandado matar.

La había amenazado.

La atacó en enero con un bat de beisbol y con un arma punzocortante.

Los jueces Federico Mosco González y Luis Alejandro Díaz Antonio modificaron el delito y ordenaron su salida.

De feminicidio en grado de tentativa a violencia familiar.

El magistrado Héctor Jiménez López ordenó reclasificar el delito.

Y no se recupera aún de la violencia en las marchas de agosto, del 2 de octubre y de ese 25 de noviembre, cuando quemaron hasta la bandera nacional y dañaron y pintarrajearon monumentos históricos como el Angel de la Independencia.

La reacción en redes sociales fue impresionante.

En twitter el hashtag #karenespindola y #TeBuscamosKaren fue tendencia todo el día.

Claudia Sheinbaum abordó el tema, tuiteó y dijo estar atenta a su búsqueda.

Movilizó al secretario de seguridad Omar García Harfuch, especialista en búsqueda de desaparecidos e inteligencia, y a Ernestina Godoy, procuradora y próxima fiscal carnala –ya hasta Andrés Manuel lo reconoció –, porque no podía darse el lujo de un nuevo caso en la capital del país.

Lo hizo, porque era lo políticamente correcto.

Que Karen apareciera sin vida, como decenas de mexicanas no sólo en la CDMX sino en el resto del país, víctimas de asaltos, robos, violaciones y secuestros significaba un nuevo golpe a su de por sí dañada imagen.

Fue una reacción de miles de mexicanos.

El equipo de seguridad de Sheinbaum tuvo dudas desde el principio.

El geolocalizador del teléfono celular la ubicaba hasta la zona de Vallejo, al poniente, y no en el sur como dijo en el mensaje a su madre.

Mientras, pasado el mediodía, volvió a su casa.

No hizo declaración alguna.

Su familia dijo que estaba en shock y en malas condiciones, sin especificar el grado.

Al anochecer la información dio un vuelco.

Se buscaron las imágenes de la zona donde se mueve, donde vive.

Y apareció el video del bar.

De confirmarse que es ella y que, efectivamente, estuvo en un bar la tarde del martes y hasta la madrugada del miércoles, ¿qué sanción podría aplicársele?

¿O es inimputable? ¿O por ser políticamente correcto así quedará?

Distrajo recursos, movilizó a la ciudad de México y al resto del país y el resultado fue un engaño.

Mientras, decenas de casos fueron desatendidos.

Es el quivalente a una llamada de auxilio falsa a los bomberos o a la policía o a la Cruz Roja.

Las reacciones de condena en las mismas benditas redes sociales fueron igualmente inmediatas, al grado de las ofensas.

La buena noticia, sin duda, es que apareció viva.

De eso no hay duda.



Vámonos: Estamos a unos días del maratón.



albermontmex@yahoo.es @albermontmex