EL CLIMA
CD. VICTORIA
El tiempo - Tutiempo.net
NVO. LAREDO
El tiempo - Tutiempo.net
REYNOSA
El tiempo - Tutiempo.net
MATAMOROS
El tiempo - Tutiempo.net
TAMPICO
El tiempo - Tutiempo.net
Perdido y encontrado, el ex primer barítono de la Staatsoper buscará nuevos aires
CULTURA | | 2018-10-09 | Agencias
Antes de esas presentaciones en Bellas Artes, Daza cantó por última vez en el escenario que fue su hogar durante 14 años en Alemania.
Tras 18 años alejado de los escenarios mexicanos, Alfredo Daza regresó al Palacio de Bellas Artes con dos montajes. Ante los cambios, el barítono indica que la valentía consiste en enfrentar los miedos a lo que salga mal.
Tanto como no volver a caminar, al ex primer barítono de la Staats-oper Unter Den Linden, la Ópera del Estado de Berlín, le atemorizaba no poder arrodillarse nunca más en un escenario. Las rodillas destrozadas, dos operaciones y un derrame cerebral le costó haberse enfrentado a unos ladrones a la entrada de su casa a mediados del año pasado. Tuvo que cancelar su participación como Germont en La Traviata con la Staatsoper y su debut como Herman en Loreley, de Alfredo Catalani en el Festival de St. Gallen en Suiza.

Pero resurgió. En octubre de 2017, debutó en Los pescadores de perlas, con la Ópera de Los Ángeles, bajo la dirección de Plácido Domingo.

El cantante poblano ha vivido desde 2004 en Berlín y tras 18 años alejado de los escenarios mexicanos regresó al Palacio de Bellas Artes con dos montajes sucesivos: como el protagonista de Macbeth y como Stankar en un título poco conocido, Stiffelio -que concluyó el pasado domingo- ambos de Verdi.

Antes de esas presentaciones en Bellas Artes, Daza cantó por última vez en el escenario que fue su hogar durante 14 años en Alemania. Decidió ser un artista libre, en la plenitud que ha alcanzado luego del rigor con el que trabajó en la Staatsoper de Berlín, donde cantó por primera vez roles como el Conde de Almaviva en Las bodas de Fígaro, de Mozart; Valdeburgo en La extranjera, de Vincenzo Bellini; el Príncipe Yeletski en La dama de picas, de Tchaikovski; Sharpless en Madama Butterfly, de Giacomo Puccini, Mr. Ford en Falstaff o Giorgio Germont en La Traviata, de Giuseppe Verdi. Un largo recorrido hasta convertirse en un prestigiado barítono verdiano.