EL CLIMA
CD. VICTORIA
El tiempo - Tutiempo.net
NVO. LAREDO
El tiempo - Tutiempo.net
REYNOSA
El tiempo - Tutiempo.net
MATAMOROS
El tiempo - Tutiempo.net
TAMPICO
El tiempo - Tutiempo.net
Enfoque LECCIONES DE VIDA
COLUMNA | | 2016-10-10 | Salomón Beltrán Caballero

Un buen día, se acercó a mí un hombre que no conocía, y me llamó por mi nombre, y para asegurarse de que fuera yo la persona con la que quería hablar, preguntó:_¿Usted es el que escribe en el periódico? Sonriendo le respondí: _Muchas personas escriben en los periódicos, entre ellas un servidor de usted, pero como me ha llamado por mi nombre, sin conocerme, pienso que es a mí a quien busca ¿Lo puedo ayudar en algo? Entrado en confianza mi interlocutor me dijo que le agradaban mis artículos, y yo le agradecí su distinción; luego continuó diciendo, que a través de mis escritos,aseguraba conocer qué tipo de persona era yo, y que de hecho, por ello me tenía en un buen concepto y le daba suficiente confianza para pedirme un consejo. Antes de que continuara, le señalé que si lo que me iba a decir era muy privado, mejor no me lo comentara, porque todo aquello que consideraba valioso, lo convertía en un argumento para escribir una lección de vida; él respondió, que por el contrario, se sentiría muy honrado en que sus palabras figuraran en mi columna; y continuó diciendo: _Dígame usted, ¿cómo se logra obtener la paz que refleja en sus escritos? Le respondí, que tal vez lo que reflejaba era un asomo de serenidad que quedaba después de que pasaba por una serie de tormentas de juicio, ocasionadas entre el debate que surgía entre lo que consideraba producto de mi naturaleza humana, y el poderoso llamado de una voluntad divinaque dicta sin discusión los mandamientos para ser una persona de verdadera paz; le dije que personas como yo, anhelan de todo corazón estar en paz, pero para estarlo, no solamente se requiere del anhelo, sino que se tiene que ir en la búsqueda de esa paz, a sabiendas que en el camino habrá que enfrentar los motivos que tienen otras personas para no tenerla, y que aseguran que de alguna manera u otra, uno resulta ser quien les ha arrebatado la tranquilidad.
Un día, mientras enfrentaba una de estas tormentas, me percaté que era Dios el que me había arrebatado la paz, entonces le pregunté por qué lo hacía y el poderoso Señor me contestó, que la única manera de saber cuál era la verdadera paz, era enfrentándome a mí mismo, retando a mis más temidos enemigos, a los que llamó temores, encontrando que el miedo más grande que tiene el ser humano, es ser feliz, porque para vencerlo, se tiene que amar de verdad, pero que el amor resulta ser otro de los grandes miedos del hombre, porque el verdadero amor exige renunciar a sí mismo, para darse a los demás.
¿Entiende usted eso, mi estimado amigo? a los seres humanos nos cuesta mucho trabajo dejar de ser egoístas, el amor que damos y recibimos, suele estar siempre condicionado a una cuestión de satisfacción personal, decimos cosas como: tu amor sólo debe ser para mí y para nadie más; en la medida que me ames te amaré; si me dejas de amar, te dejaré de amar;ámame como yo quiero que me ames; si no me amas como quiero, olvídate de mí.
He llegado a la conclusión,de que existe una sola forma de amar, la misma que me ha enseñado nuestro Señor Jesucristo, donde el amor no tiene subdivisiones, ni clasificaciones, sólo se puede amar, concibiendo que el amor no es producto de la ocurrencia de los seres que se enamoran, y queda supeditado a los estados de ánimo y a la perfección que buscamos en nuestros iguales; el amor es estar siempre dispuestos a ser felices reconociendoy aceptándonos con nuestras virtudes y nuestras imperfecciones, es saber que hay un sólo camino para la felicidad y la paz, es creer en nosotros mismos y sabernos que por nuestra condición de hijos de Dios contamos con su amor, para conocer el verdadero amor.
enfoque_sbc@hotmail.com