EL CLIMA
CD. VICTORIA
El tiempo - Tutiempo.net
NVO. LAREDO
El tiempo - Tutiempo.net
REYNOSA
El tiempo - Tutiempo.net
MATAMOROS
El tiempo - Tutiempo.net
TAMPICO
El tiempo - Tutiempo.net
Entre Nos Un verdadero líder
COLUMNA | | 2016-10-09 | Carlos Santamaría Ochoa

Ramón Durón Ruiz, entrañable amigo, escritor, político y más, victorense orgulloso, quien nos distinguió con su amistad por más de tres décadas nos enseñó algo valioso: corrían los ochentas, cuando, siendo dirigente juvenil del Partido Revolucionario Institucional recibió una indicación del presidente del mismo instituto político, contraria a sus ideales y a los intereses de los jóvenes:

“No estoy de acuerdo con usted: por principio de autoridad, acato su disposición, aunque me manifiesto en contra de ella y solicito atenta y firmemente se revoque la misma”, contestó al dirigente estatal.

Muchos pensaron que Ramón era un hombre equivocado, en una sociedad política donde llevar la contraria al “jefe” es como una sentencia de muerte. nada de eso: al contrario. Es la actitud más digna de alguien que se precia de ser un buen dirigente, un buen líder.

Líder no es aquel que lleva a los suyos al despeñadero para alimentar sus ambiciosas pretensiones personales, y líder tampoco es el que abusa de sus dirigidos con cuestiones económicas, físicas y hasta de otro tipo considerado inmoral en nuestra sociedad.

Un verdadero líder debe ser inteligente y no dejarse llevar por la compasión que maneja hacia sus subordinados, haciéndoles creer que porque les da un taco o un trozo de pan duro y su “amistad” es más que suficiente. Tampoco es injusto, quitando lo que corresponde a los que lo merecen, y entregándoselo a sus incondicionales.

Ese no es un líder: es un tirano, un dictador, un infeliz enfermo de poder, que no quiere perder sus privilegios.

No los lleva a una lucha estéril donde no se tiene una razón justificada, ni calienta la cabeza a los que se dejan llevar, queriendo imponer su criterio ante lo que la ley establece.

La ley debe respetarse, y un verdadero líder obliga a los suyos a respetarla.

Y este problema se suscita aún en nuestros días en ciertos sectores de la población, donde algunos aparentemente “preparados” se dejan llevar por la promesa falta de un hablantín prepotente y abusador que promete lo que está fuera de su alcance y de la ley. Ese no es líder, es un cacique.

Un tipo que no soportaría una auditoría en los manejos oscuros que ha realizado, o en su moral personal, no puede considerarse líder de ninguna especia, menos de un grupo de personas que, ávidas de preparación o superación se arropan en quien les satisface materialmente con mendrugos, cuando se lleva la mayor parte del pastel a casa a engullirlo con los suyos, tragando como cerdo las bocanadas de lo que se ha robado.

Un líder auténtico tiene moral, principios y honorabilidad, porque, si no lo tiene, ¿Qué puede reflejar a los suyos?

Un líder respeta a la autoridad y no le falta al respeto en forma burda, grotesca, y menos azuza a los suyos par que vayan a faltarle al respeto, en forma grotesca, abusiva, montonera y falta de educación, principios y sustento legal. Ese no es un líder, es un parlanchín, un hocicón que presume de tener poder.

El verdadero líder exige para su gente los beneficios a que tiene derecho, y lucha por ellos a costa de lo que sea, aunque para ello sacrifique su interés personal, porque sabe que, con la victoria, él saldrá más reforzado en todos aspectos.

Un verdadero líder se maneja con honorabilidad, sin abusar psicológicamente de los débiles o necesitados de comida, haciéndose pasar como un moderno Mesías, cuando en verdad su reputación y comportamiento social y político deja no mucho, sino todo qué desear.

Un verdadero líder saca la cara y no manda a sus esbirros a gritar y ofender a los que dirigen o administran, es decir: tiene los pantalones bien puestos para encabezar las luchas, sin esconderse en las faldas de alguna persona o los pantalones mal fajados de otros que, groseros, ignorantes y faltos de intelecto se dejan llevar por la pasión de quien ha sido afectado en sus ambiciones personales, ilegales e inmorales.

Comentarios: entrenos@prodigy.net.mx