EL CLIMA
CD. VICTORIA
El tiempo - Tutiempo.net
NVO. LAREDO
El tiempo - Tutiempo.net
REYNOSA
El tiempo - Tutiempo.net
MATAMOROS
El tiempo - Tutiempo.net
TAMPICO
El tiempo - Tutiempo.net
ANECDOTARIO. DOÑA LYDIA MADERO.
COLUMNA | | 2016-10-06 | Javier Rosales Ortíz

Recordar es vivir y eso obliga hoy porque en el escenario aparece una mujer muy polifacética por su vida política y porque por su paso por el servicio público nos regalo generosa a los reporteros el ingrediente suficiente para que la nota informativa luciera su color y su sabor exacto, muy lejano a la declaración hueca, vana que siempre iba a parar al odioso cesto de la basura.
Desde los años ochenta cubrí la fuente política en diversos medios de la capital de Tamaulipas y ella, sin que suene a lisonja, hacia con su elegancia, con su buen humor y con su destreza, pero también con su firmeza, rica la prolongada permanencia en las maratónicas sesiones del Congreso Estatal donde era diputada del PAN, porque nunca fue una mujer de ocurrencias.
Era, ella, hábil para debatir, para derribar con dos palabras en la lona a sus contrincantes políticos, porque siempre uso los términos adecuados, suaves o duros, pero claro, sin perder el “glamour”.
En la cámara local el nombre de Lydia Madero García, dejo huella, pero cuando más disfruté de su cercanía fue cuando contendió como candidata del PAN a la alcaldía de Ciudad Victoria allá a finales de los noventa, con una campaña tan diferente con la que quiso pintar una nueva historia, en la que, por cierto, se quedo casi en el filito.
Pero debe saber, Doña Lydia, porque a lo mejor no fue así, que esa fotografía de campaña que uso con el corte de pelo a la Rod Stewart impresionó a muchos, pero a otros les regalo suficiente material para destrozar al prójimo, porque rompió con las reglas de una sociedad ranchera, todavía muy primitiva, la que, aun, hoy, yace adormilada.
Si, Doña Lydia, tal vez ninguno de los reporteros que la siguieron en aquella aventura se atrevieron a ponerla al tanto, pero hoy le cuento que su imagen provocó agrios comentarios que casi de entrada en el proceso electoral la colocaban como perdedora con un muy bajo puntaje.
Y es que decían en broma que si llegaba a la alcaldía se iba a hacer acompañar por los músicos roqueros de ese ilustre cantante británico, con lo que sepultaría los géneros del corrido, la redova y la banda con los que tanto le agrada a los victoreases mover el bote.
Lo que no se comentó con simpleza fue que muchos aun no le perdonan no haber defendido con más ferocidad su supuesto triunfo en esa contienda porque su campaña fue penetrante, tan distinta, todo un éxito, lo que aun hoy levanta serias dudas sobre el arribo de Enrique Cárdenas del Avellano, a esa codiciada posición.
En esa ocasión no pintó su nueva historia, pero hoy tiene en sus manos hacerlo porque Usted es la Secretaria de Salud de Tamaulipas dentro del nuevo gobierno panista, un lugar donde seguramente se encontrara con aquellos rostros, ya pasados por los años, de los comunicadores que conoció a lo largo del camino.
Esa secretaria hoy se pinta con mirada de mujer, una mujer que ayer saludamos – los periodistas- en Palacio de Gobierno antes de lo que parecía una reunión de gabinete, luego de que visitó el Hospital Civil, donde sé que hizo química con el personal cuando saludo a todos de mano.
Dice, Usted, que le sorprendió que le asignaran dicha encomienda, la que será una buena experiencia, pero también señaló que tiene todo el apoyo y los contactos con la instituciones federales de Salud en Tamaulipas para sacar adelante a esta área que es tan sensible.
Sin lugar a duda, Doña Lydia entregara todo para superar el invaluable trabajo que hizo frente a esa secretaria el Doctor Norberto Treviño García Manzo durante seis años, un personaje jovial, bromista y carismático que desde su llegada logro afinidad con los representantes de los medios de comunicación, como para estar a la altura del legado que dejo el buen amigo, el Doctor Rodolfo Torre Cantú.
Está Usted, Doña Lydia, en el punto exacto para dejar esta vez huella en la historia del servicio público de Tamaulipas, porque sin salud el resto es totalmente, secundario.
Dar un tremendo derechazo con ese brazo que hoy le da lata.
El Congreso de Tamaulipas, Rod Stewart y otras cosas ya forman parte del pasado.
Hoy los tamaulipecos esperan mucho más, en salud.

Correo electrónico: tecnico.lobo1@gmail.com