EL CLIMA
CD. VICTORIA
El tiempo - Tutiempo.net
NVO. LAREDO
El tiempo - Tutiempo.net
REYNOSA
El tiempo - Tutiempo.net
MATAMOROS
El tiempo - Tutiempo.net
TAMPICO
El tiempo - Tutiempo.net
Del Abogado Amigo ‘Pus no llegué’
COLUMNA | | 2018-04-15 | Luis Torre Aliyán
Quienes me conocen, saben que jamás creí en aquella campaña negra en contra de López Obrador denominada “Peligro para México”.

Por favor, peligro para México el que han representado y representan muchos de los que han instrumentado esa campaña en su contra.

Es más, hombre, y lo digo sin culpa alguna, voté por AMLO en 2012. Me gustaba aquél video que salía en televisión por las noches, en donde orgullosamente afirmaba que su Movimiento continuaba, por jamás haber pactado con lo que él denomina la “Mafia del Poder”.

No sé si me ganó la nostalgia, o la razón, pero en función de las circunstancias: las otras dos opciones eran Peña Nieto y Josefina.

El primero tenía la “C” de corrupción en la frente, y la segunda no se veía cómo, ni por donde derrotaría al PRI.

Digamos que mi voto útil fue para Andrés Manuel, él era el único que le podía ganar al PRI, pensé.

No lo volvería a hacer. Y es que, estimo, AMLO no representa un peligro para México en el sentido de llegar a ser como Venezuela etcétera; no, es un peligro la mediocridad que vi reflejada en su “Pus no llegué”.

En mi humilde opinión, la figura del presidente de la república es un reflejo de lo que somos como país, que creo que va de la mano con aquella frase de Gandhi, que dice: “Si hay un idiota en el poder es porque quienes lo eligieron están bien representados”.

Hoy, por ejemplo, ¿Cómo nos ven en varios países por culpa de nuestro presidente actual? Ridículo tras ridículo en los actos de relaciones exteriores (por no meterme a las pifias nacionales, que no son pocas, y dejando a un lado la escandalosa corrupción que persigue a su administración).

Y no estoy hablando de que quien llegue a la presidencia deba ser una eminencia reconocida mundialmente por algo en particular. No.

Pero, sí debe ser una persona capaz, plena -en la edad idónea-, y que le importe llegar oportunamente a la Organización de las Naciones Unidas, por Dios.

“Pus no llegué”, no puede ser la actitud de un presidente de México de aquí a 2024, hombre.

“Pus no llegué”, es, tal vez, la frase que más directamente representa lo que los jóvenes no queremos para nuestro país.

“Pus no llegué”, es, con todo respeto, el espejo de un México mediocre que debe cambiar.

De veras: No hay futuro en ninguna actividad en la vida, si tu actitud es “Pus no llegué”.

México debe llegar.